Mejorar convesión con CRO

Cuándo un usuario entra a tu página web, ya sea gracias al SEO o a la publicidad online, puede que se convierta en “cliente” o puede que no. Imaginemos que tenemos gran afluencia de tráfico en nuestra web, pero todas estas personas que nos visitan no están logrando el objetivo que nosotros pretendemos que logren: finalizar una compra, suscribirse a una newsletter, llamar por teléfono para pedir información… En este caso nuestra web no está convirtiendo, por lo que todo el esfuerzo (ya sea de tiempo, como de dinero) que nos ha costado conseguir este tráfico, ha sido inútil. Pero… que no cunda el pánico, ¡todo tiene solución! Y la solución a este problema se llama CRO.

Lo primero que cabe plantearse es ¿qué estoy haciendo mal en mi página? Muchas veces, la respuesta a esta pregunta está muy clara y con una consultoría de usabilidad se pueden llegar a definir multitud de mejoras. Contar con un experto que nos asesore y nos ayude a implementar estos cambios suele dar muy buenos resultados. Hoy día, sin embargo, no nos podemos quedar aquí.

Optimización CRO 

En los tiempos que corren, es un grave error pensar que una página web es un ente estático, que diseñamos, programamos y, por sí sola, cumplirá su función durante unos cuantos años. La tecnología avanza a velocidad de vértigo y los usuarios cambian sus hábitos continuamente… por eso es necesario que nuestra web se adapte también constantemente a las necesidades de estos usuarios. De esta forma conseguiremos que se sientan cómodos, encuentren la información que buscan y, en consecuencia, que nuestra web logre conversiones.

Pero, ¿cómo sabemos qué cambios harán que mi web convierta más? No podemos estar dando palos de ciego continuamente basándonos en la intuición o las buenas prácticas. Necesitamos un método más sofisticado y estudiado como es el CRO (Click Rate Optimization). Las siglas CR se refieren precisamente al ratio de conversión, es decir, al porcentaje de visitas de la página web que convierten. Por tanto, se trata de optimizar este ratio de conversión a través de un proceso iterativo. Este proceso consiste en plantear una hipótesis y comprobar su validez (o invalidez) a través de un test. Es un método científico que nos va a dar unos resultados fiables.

Proceso para la conversión CRO

El proceso de CRO cuenta con distintas fases:

1. Fijar los objetivos.

La primera fase de cualquier proyecto de CRO es fijar los objetivos de la página: qué se quiere conseguir del usuario. Es decir, definiremos cuáles son las conversiones y microconversiones que deseamos en nuestra web. 

Esto dependerá del tipo de negocio digital que tengamos. Por ejemplo si nuestra web es un e-commerce, la conversión que queremos mejorar es la venta; si nuestra página es un blog en el que cobramos por insertar publicidad, nuestro objetivo será que los usuarios naveguen por diversas páginas y permanezcan en nuestra web por un tiempo determinado; si tenemos una landing page para ofrecer un determinado servicio offline, nuestro objetivo será la captación de leads cualificados, es decir, que el usuario rellene un formulario para tener sus datos y poder llamarlo después.

optimización CRO

2.  Plantear las hipótesis. 

Para que el método sea científico es necesario que las hipótesis sean correctamente formuladas. Podemos basarnos en una serie de buenas prácticas recomendadas o en nuestra propia experiencia para enunciarlas. Es necesario que la hipótesis sea concisa y se refiera a una única relación de causalidad. Para ello nos podemos basar en la siguiente estructura:

Haciendo X se conseguirá Y (en un Z%). 

Un ejemplo de hipótesis podría ser: “Eliminando el campo ‘Apellidos’ en un formulario se logrará mejorar la conversión en un 1%”. Fijémonos que la hipótesis siempre tiene que definir una causalidad, es decir, una variable incluye directamente en otra, y además debe de reflejar el resultado esperado, para poder así validarla posteriormente.

3. Realizar test de validación.

Aunque existen diversos métodos, que podemos combinar, la técnica estrella para comprobar que un cambio de diseño, estructura o contenido de la página mejora la conversión de forma estadística y objetiva son los Test A/B.

De forma resumida, un test A/B consiste en mostrar a un grupo de usuarios la web original, mientras que a otro grupo mostraremos la versión rediseñada en base a la hipótesis. El grupo que ve una versión no ve la otra. En ambas versiones pondremos un mismo objetivo de conversión, para poder compararlas (también definido en la hipótesis). 

Así, una vez contrastadas ambas versiones con una muestra adecuada de usuarios, podremos tomar la decisión en base a datos estadísticas, de cuál de ellas es mejor para la conversión.

Siguiendo este proceso de CRO de forma continua, implementando pequeños (o grandes) cambios, hacemos de nuestra página un ente dinámico, que se adapta continuamente a nuestros usuarios, lo que hará  que nuestro canal online sea mucho más rentable.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones todavía)
Cargando…