qué es lean ux

¿Estás pensando en montar tu propio negocio online? ¿Necesitas mejorar tu aplicación o web? ¿Estás pensando en introducir un nuevo producto o servicio en tu empresa? Cuando un emprendedor se plantea estas preguntas, siempre tiene la duda de si estos cambios o nuevos productos le serán rentables, pues tiene que asumir un riesgo de inversión de tiempo y/o dinero. Sin embargo, este riesgo no tiene porqué ser tan alto como se espera, si conseguimos validar la idea desde el principio a través de pequeños experimentos. Para ello nace la metodología Lean UX.

Qué es Lean UX

Es una metodología ágil que permite crear un nuevo proyecto o mejorar uno ya existente, siempre con la idea de satisfacer las necesidades del usuario de una forma rápida y eficiente. Esta metodología se basa en la filosofía Lean Startup de creación de empresas.

Cuando hablamos de usabilidad en un producto digital, se considera que esto va mucho más allá de lo puramente visual… no nos sirve de nada tener una web con una interfaz impecable, dónde sea muy fácil navegar, si nuestro producto o servicio no está alineado con las necesidades de nuestros usuarios. La metodología Lean UX empieza, por lo tanto, en las fases iniciales del diseño del producto o servicio.

Fases de Lean UX

Para comenzar el proceso hay que tener claro que lo que se va a perseguir con esta metodología es lograr un producto mínimo viable, que aporte gran valor a los usuarios. Siempre perseguiremos satisfacer a los clientes y que las funcionalidades que desarrollemos le aporten valor real

En una primera fase debemos reunir toda la documentación necesaria: sobre la empresa, sobre el usuario y sobre el contexto. Una vez que hemos recopilado toda esta información y la hemos analizado, se lanzará una propuesta de valor. Esta propuesta es una declaración de supuestos, es decir, una hipótesis que deberemos validar. Una vez lanzada la hipótesis, sea creará un producto mínimo viable. 

La filosofía Lean UX es un proceso iterativo, basado en el Build-Measure-Learn, es decir, Construir, medir, aprender. Se trata de sacar conclusiones basándonos en los usuarios reales que usan (o que van a usar) el producto/servicio. Si desde el primer momento el usuario no «aprueba» el producto, es más barato pivotar y volver a iniciar el proceso. Es decir, la metodología Lean UX nos permite «equivocarnos» en estadios muy precoces, cuando aún es muy barato reconducir la idea.

Fases de Lean UX

Ciclo iterativo de proceso Lean Ux. Fuente: DepositPhotos.

Imaginemos, por ejemplo, que somos un emprendedor que tiene una idea de lanzar una escuela de hostelería online: con cientos de cursos en vídeo, profesores de renombre y con una tienda online para comprar los utensilios de cocina necesarios. Esta idea no es nada “lean”, pues requiere de mucha inversión de tiempo y dinero para llevarla a cabo, lo que implica un riesgo muy alto para el inversor. ¿Cómo podemos minimizar este riesgo?

Bajo la metodología Lean UX, deberemos lanzar un producto mínimo viable: podría ser la creación de un canal de Youtube en el que se comparta tutoriales de cocina profesional con el fin de validar la hipótesis de que habría usuarios interesados en estos cursos. El coste sería mínimo y si conseguimos captar un determinado número de seguidores, habremos validado la idea. Si no se captan suscriptores, hay que volver a lanzar una nueva hipótesis. De este primer producto mínimo viable, podemos sacar información de nuestros usuarios, conocer su perfil o sus intereses… por ejemplo: ¿el formato es el correcto? ¿qué tipo de cursos les interesa?

Una vez que hemos validado esta primera hipótesis y hemos obtenido información sobre los usuarios a través del canal de YouTube, podremos lanzar la siguiente hipótesis que podría ser: “Los usuarios estarían interesados en pagar una cuota mensual por recibir cursos de repostería profesional”. Así pues, el siguiente paso sería crear un «Membership Site» sobre repostería en los que el usuario tuviera que pagar una mensualidad para acceder a un listado de cursos. Una vez llegados a este punto, podremos hablar de usabilidad de la aplicación o sitio web

Lo importante en todas las fases es validar las ideas a través de datos, analizando el comportamiento del usuario y tratando de conocer mejor sus necesidades reales, para ir virando nuestro producto/servicio según sean estas.

Prototipado UX

Creando un prototipo para presentar a los usuarios. Imagen: DepositPhotos.

Imaginemos que vamos a crear el Membership site del que hablábamos. Ahora toca que el sitio sea fácil de usar para el usuario. El primer paso sería lanzar un prototipo de baja fidelidad (sketch), para conocer cómo el usuario se moverá por la web. El prototipo será en sí mismo una nueva hipótesis y para validarla le deberemos presentar este “boceto” a una muestra de usuarios potenciales: ¿qué echan en falta? ¿se suscriben correctamente al sitio? ¿es fácil para ellos moverse a través de las secciones? De este experimento con usuarios reales sacaremos las conclusiones y correcciones necesarias para seguir con la siguiente fase: la creación de un prototipo de alta fidelidad.

El contacto continuo con los usuarios hará que podamos adaptarnos a sus necesidades reales y obtener un producto a medida para ellos, lo que nos permitirá un crecimiento continuo y, sobre todo, con una inversión mínima.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…