10 claves para hacer una campaña de email marketing eficiente

Cómo hacer un buen Emailing

Cada día recibimos una gran cantidad de emails en nuestra bandeja de entrada. Muchos de ellos son emails comerciales que solemos eliminar o archivar sin prestarles atención, e incluso algunos los marcamos como spam (correo basura). Por ello, cuando queremos realizar una acción de email marketing para nuestros clientes actuales o potenciales es importante tener en cuenta varios aspectos que influyen en el éxito o fracaso de nuestra comunicación. Vamos a analizar los 10 más importantes

 1. Selección de la herramienta de email marketing

Para realizar una campaña de email marketing es fundamental trabajar con una plataforma que nos permita crear, diseñar y personalizar nuestros envíos, así como gestionar nuestra base de datos de emails, hacer test y medir los resultados, sin olvidarnos de que sea fiable para que nuestras comunicaciones tengan el menor riesgo posible de considerarse spam. Por ello, en general desaconsejamos el uso de plugins o extensiones web, prefiriendo sin duda plataformas comerciales específicas que trabajan en un servidor independiente. Existen muchas en el mercado, pero las más conocidas son:

La elección de una u otra vendrá dada por la funcionalidad concreta y opciones que necesitéis y el precio, siendo en algunos casos gratuitas. Dicho precio suele depender de la cantidad de usuarios en la base de datos o de la cantidad de envíos mensuales que se quieran hacer, por lo que conviene compararlas con detalle.

2. La base de datos para el emailing

La base de datos debe estar compuesta fundamentalmente por un listado de direcciones de emails válidas, así como otros datos que nos ayuden a personalizar nuestras campañas. Por ejemplo, si contamos con el nombre de pila del usuario, podremos incluirlo en el email, lo que suele generar mejores tasas de respuesta. La calidad de la base de datos influye de manera crítica en el éxito (tasas de apertura y clic) de nuestras acciones, de ahí que sea preferible trabajar con bases de datos propias que hayamos construido, que con bases de datos compradas o de terceros.

 3. El marco legal

Debemos tener presentes las leyes que nos afectan a la hora de almacenar y tratar los datos de nuestra lista de correo. El marco legal depende de cada país. En España, habrá que considerar las siguientes leyes:

  • Ley Orgánica de Protección de Datos 15/99 de 13 de diciembre de 1999 o LOPD
  • Ley 34/2002 o LSSI

En el caso de que nos dirijamos a empresas, la LOPD no tendrá efecto (solo lo tiene sobre los datos almacenados relativos a personas físicas), pero sí la LSSI, que en uno de sus artículos prohíbe el envío de comunicados comerciales sin el consentimiento expreso del usuario. Esto quiere decir que enviar una comunicación comercial a una base de datos de empresas comprada no cumple dicha ley, salvo que previamente hayamos contactado con dichas empresas solicitando permiso para enviarles la información comercial. En el caso de empresas con las que ya hemos trabajado (sean clientes nuestros) sí que está permitido. En cualquier caso, es totalmente recomendable incluir un enlace en el cuerpo del email que permita al usuario que recibe la comunicación darse de baja si lo desea.

4. El remitente

El remitente del email puede ser una persona, una marca, una empresa o un sitio web. Está compuesto por un nombre y una dirección de email. Si el remitente no nos genera confianza será una barrera a la hora de captar nuestra atención y abrir el email.

5. El asunto

Al igual que el remitente, el asunto es el segundo elemento clave a la hora de abrir o desechar un email. De hecho, diversos estudios lo consideran el factor que más afecta al éxito de una campaña de email marketing. También hay que tener en cuenta que el asunto tiene gran influencia en que el email sea o no clasificado como spam por los servidores de correo, por lo que debemos ser cuidadosos con las palabras que utilizamos en el mismo.

6. El contenido

El contenido del email muestra la información que queremos comunicar al usuario. Podemos usar tanto texto plano como HTML. Sin duda, recomendamos HTML, ya que nos permitirá tener un diseño más atractivo e incluir diferentes imágenes. Y es que un email es en cierta medida parecido al diseño de una “landing page”. El objetivo del contenido es que una vez que hemos conseguido que el usuario abra nuestro mensaje, vaya un paso más allá y haga clic para ir al sitio web. también debemos tener en cuenta que el email se puede abrir tanto en un ordenador como en una tablet o smartphone, por lo que el diseño en cualquier caso debe adaptarse y verse bien en todos los tamaños. Recomendamos el diseño en una sola columna, usando botones en vez de enlaces de texto.

7. El día y hora del envío

Seleccionar el día de la semana y la hora en que vamos a realizar el envío puede tener gran influencia en el resultado de la campaña. Diferentes estudios consideran que las personas están más predispuestas a leer nuestro emailing en determinados momentos. De ahí que se suele proponer como un buen momento para hacer el envío los martes, miércoles y jueves entre las 12:00 y las 18:00. No obstante, debemos analizar nuestro caso de forma particular, conocer bien a nuestro público objetivo y realizar nuestros propios test para encontrar aquellos momentos donde la respuesta sea más alta.

8. La personalización

Personalizar el email suele mejorar los resultados. Para ello necesitamos contar en nuestra base de datos con más datos además de las direcciones de correo. El nombre, el código postal, el tipo de producto que han comprado, etc. son posibles datos que nos permiten segmentar mejor nuestras comunicaciones. El ejemplo más común es la inclusión del nombre de pila del usuario en el asunto o al principio del cuerpo del email.

9. Los Test

Probar y medir es clave en cualquier campaña de marketing online. Podemos realizar test para probar diferentes asuntos, remitentes o contenidos. El más sencillo es la relación de un test A/B, con el que escogemos dos muestras significativas de nuestra base de datos (10-20% de la misma) y enviamos una versión diferente del email a cada una. En función de los resultados obtenidos, enviaremos al resto de usuarios la versión que mejor haya funcionado.

10. Medición de los resultados

Por último, no sabremos el éxito de nuestra campaña sin medir los resultados obtenidos. Para ello, nos podemos valer de las propias herramientas que nos suministran las plataformas de email marketing (por ejemplo, que nos informan en tiempo real de si un email es abierto y por quién, y de la tasa de clic) o de herramientas de medición web como Google Analytics, con las que mediremos, por ejemplo:

  • Tasa de rebote
  • Tiempo en el sitio
  • Tasa de conversión

Consejo: Recomendamos etiquetar cualquier enlace en el cuerpo del email, añadiendo los parámetros utm_source, utm_medium, utm_campaign y utm_content. Herramientas como Google Analytics interpretan estos parámetros y nos permitirán ver más fácilmente los datos asociados a las visitas procedentes de nuestro emailing.

Podéis etiquetar fácilmente los enlaces mediante el Creador de URL.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones todavía)
Loading...