design thinking

Design Thinking

El Design Thinking es una herramienta de gran utilidad para el desarrollo de propuestas innovadoras, tanto para empresas, personas o marcas, cuyo objetivo es la de crear ideas innovadoras centradas en entender y solucionar las necesidades reales de usuarios.

¿Cuándo nació el concepto?

El término Design Thinking nació en 1959 de la mano de John E. Arnold quien lo introdujo en el área de la ingeniería.
Sin embargo, el concepto de Design Thinking, tal y como lo conocemos hoy, tuvo su impulso a finales de los 80 gracias a David M. Kelley, el creador del primer mouse para Apple. David M. Kelley se autodenominó “designthinker” y es coautor del libro Creative confidence.

¿Qué es Design Thinking?

Cuando hablamos de Design Thinking hablamos de tener un pensamiento de diseño para analizar algo con el objetivo de encontrar una solución. En otras palabras, pensar como lo haría un diseñador.
Es una metodología que nos lleva desde la empatía con el cliente hasta el lanzamiento del producto y siempre teniendo al usuario como el centro de atención.

¿Para qué sirve el Design Thinking?

Es una metodología que estaba relacionada con el desarrollo de producto, pero, poco a poco, ha ido evolucionando hasta ser un generador de innovación. Hoy en día es utilizada por empresas de diferentes sectores como Apple, Google o incluso Zara, ya que el Design Thinking, al ser un generador de innovación, se puede aplicar a cualquier sector tanto público o privado, digital o analógico, etc.

  • Diseño y desarrollo de productos o servicios innovadores
  • Mejora de procesos
  • Definición de modelos de negocio
  • Creación de empresas (Startups)
  • Mejorar la experiencia de usuario
  • Creación de presentación de negocios
  • Etc.

¿Cuáles son las fases del Design Thinking?

La metodología Design Thinking se compone, principalmente, de 5 fases o pasos para aplicarla con éxito:

fases design thinking

  1. Empatizar: Ponerse en lugar del otro. En esta fase lo importante es empatizar con los clientes o usuarios potenciales para comprender sus necesidades y/o carencias y ser capaces de generar soluciones.
  2. Definir: Plantear cuál es el problema. Debemos cribar la información recopilada en la fase anterior para identificar lo que realmente aporta valor. En esta fase construimos un “Punto de vista” (POV) basado en las necesidades del usuario: Usuario + Necesidad + Hallazgo.
  3. Idear: Imaginar posibles soluciones: Es una fase de creatividad, innovación y realismo. Debemos partir de la necesidad del usuario para presentar ideas que encajen en una solución viable. No debemos quedarnos en la primera idea que se nos pase por la cabeza, es una etapa del tipo brainstorming.
  4. Prototipar: Hacer tangibles las ideas. Por medio del prototipado conseguimos hacer físicas las ideas, para que los usuarios puedan experimentar, en alguna medida, la experiencia de uso del producto.
  5. Probar: Comprobar cómo es la interacción entre usuario y producto o servicio. Es el momento de poner a prueba la solución desarrollada con los usuarios. Esta fase es crucial y nos ayudará a evolucionar nuestra idea, identificando mejoras significativas y/o carencias. Para ello podemos usar herramientas como las entrevistas.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que el Design Thinking es un proceso no lineal, es decir, si el proyecto lo requiere, podemos y debemos volver hacia atrás en las fases.

No debemos pensar que, si pasamos de la fase de empatizar a la fase de definir y, posteriormente, llegamos a la fase de la idea, no podamos volver atrás. Todo lo contrario, lo que debemos tratar siempre es de obtener la máxima información del usuario para poder volver atrás, es decir, el Design Thinking es un proceso de retroalimentación.

Esta metodología Design Thinking nos sirve para evitar uno de los defectos que existe, habitualmente, en todo proceso de desarrollo de un producto, que consiste en hacer un producto para nosotros y no centrado en el usuario. Con esta metodología conseguimos empatizar con el usuario resolviendo su principal problema.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando...

Este sitio web usa cookies. Algunas cookies son imprescindibles para navegar por el sitio web correctamente (técnicas). También usamos cookies de seguimiento/análisis estadístico (analíticas), para determinar si el sitio cumple los objetivos del negocio y mejorarlo. Asimismo, usamos cookies comportamentales que ayudan a determinar si las campañas de publicidad están bien orientadas y permiten que la publicidad que ve cuando navega por otros sitios se personalice a los productos o servicios que ha visitado, en lugar de ser publicidad genérica o aleatoria. Puede otorgar consentimiento a todas o configurar los tipos de cookies que desea permitir.